Hablemos de Equis Men. X men: Apocalipsis

xmen-apocalipsis2

  • Resumen:  Parece que Xavier y sus estudiantes han encontrado la calma, sin embargo el despertar del más grande villano está a punto de romper la paz que el mundo, e incluso Magneto, han encontrado.

Después de reponernos del susto que nos ha dado Marvel con la noticia de que el Capitán América puede ser un doble agente de Hydra, volvamos a lo que nos ocupa esta semana: los Xmen. ¿Qué tal, cómo se la pasaron?¿Les gustó, no, tal vez? Bueno,  platiquemos al respecto.

Para comenzar retomemos la importancia que tiene Xmen en la industria contemporánea. Ojalá recuerden que hace dos años en la review de Días del pasado futuro, aclarábamos que fue este equipo el que impulsó un nuevo tipo de cine, inspirado en general en las historietas y series animadas que tanto habían disfrutado los nerds de los noventa. Desde entonces, Xmen se ha convertido en la saga de súper héroes más longeva, con más secuelas y spin off que cualquier otra. Es aquí donde descubrimos el panorama completo y se nos revela lo trascendente que es el estreno de un nuevo capítulo de esta franquicia, ¿cumple XMen Apocalipsis con el peso de su encargo?

En lo que si cumple:

Escenas de acción fantásticas. Justo como nos tiene acostumbrados. No hay tantas ni tan buenas como en Días del futuro pasado pero son bastante decentes, en especial cuando cierto personaje súper veloz aparece en escena.

Un montaje dinámico y convincente que, aunque deja huecos con lugar para muchas dudas, no rebasa la línea de lo disparatado. No hay escenas en las que uno se pregunte “¿Qué demonios está pasando?”, todo encaja dentro de la “normalidad” y eso es algo que se agradece, además,  los 150 minutos de metraje no se sienten. Antes me quejaba de que las productoras solo nos regalaran hora y media, lapso en el que no se puede contar nada y es que, al final de cuentas, para eso vamos al cine, para que nos cuenten una historia y con el tiempo que ocupó esta cinta, se consiguen mejores resultados.

Nightcrawler y Magneto. Algo que siempre le voy agradecer a Bryan Singer es que nos haya regalado la impresionante y memorable escena en la que Kurt irrumpe en la Casa Blanca con base en sus poderes de transportación para atacar al presidente. En XMA hay un joven demonio azul que ratifica las habilidades mutantes que hacen de este personaje tan llamativo. De Erick no hay mucho que decir, solo que se vuelve a echar la carga argumental al hombro. El único mutante que no es de un bando ni del otro. Que es bueno y malo al mismo tiempo. Un hombre que sufre, que recuerda su niñez, que se redime y vuelve a caer.

En lo que no cumple.

En muchas cosas. En efectos especiales, en no darle volumen a sus personajes, en dejar abierto la relación Wolverine-Stryker, en dejar pelón al profesor X y sobre todo, en alejarse de las buenas sensaciones que desprendía su esencia. Triste y decepcionado me fui de la sala, no porque el valor intrínseco del filme fuera abrumadoramente negativo, sino porque apenas concluyó, me quedó muy claro que el gran error de esta nueva entrega es que ya no se siente como una película de los XMEN y eso es imperdonable sabiendo quien es el realizador. En las 4 cintas que ha dirigido, Singer había asentado las basas de una saga auténtica y bastante terrenal. Su sello era inconfundible. Xmen siempre había sido humana, cercana, vehemente y ahora se volvió genérica, ordinaria, común. La obsesión de hacer toda historia demasiado grande hace que la artesanía se vuelva producto para masas. Que se pierdan los pequeños detalles que otorgan brillo convierten una vasija en un plato, un camisa tejida a mano en una playera estampada y un filme de un grupo  políticamente segregado –con habilidades mutantes- en un vulgar blockbuster veraniego.

X-men-1-affiche-vestesdelegende.com_Ese es el problema con XMen Apocalipsis. Los pies ya no están sobre la tierra. Enfrentar a los recién acobijados estudiantes de Xavier ante el mayor enemigo con el que pueden pelear provoca que todo lo que nos habían contado en las 3 primeras entregas pierda sentido y que el sorprendente acomodo que había conseguido Días del futuro pasado no sirva para nada.

El guion pasa de largo las terribles consecuencias de lo que vemos en pantalla. Como suele suceder en las superproducciones cataclísmicas en la nada importa excepto en las escenas de acción, los disparos y las luces, no hay resaca que denote interés. Parece irónico que en entre los diálogos de la misma película se mencione que las terceras partes, esas que tratan de contentarse con todos, sean las peores de las trilogías. Así vuelve a pasar con XMen. Después de dos intachables precuelas, el “cierre” (porque al parecer no lo es) vuelve a desmerecer y solo consigue que pasemos un buen rato a costa de olvidar los valores que había fundado Singer con sus primeras obras.

Hablar de los X men es adentrarse a temas políticos, humanos y fantásticos. De comics y de la vida real. Del cine y de los impresos. No acabaríamos nunca, por eso mejor le paramos aquí. Solo queda decir que al parecer el mundo nunca tendrá suficiente de los hijos del átomo. Incluso yo quiero más, pero también quiero más compromiso e imaginación, más desarrollo del relato, de las consecuencias, de los motivos y de los personajes que en el 2000, en el 2003, el 2006, el 2011, el 2014 y hoy, siguen mutando  la historia del cine

Lentes 2.5 00/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s