50/50. The danish girl

eddie-redmayne-the-danish-girl-poster-003-810x394

  • Resumen: Si te lo escribo, te cuento la película entera. No hace falta redactar mucho, el trailer te lo dice todo: un hombre sensible se da cuenta que en realidad es libre como mujer.

Este grito de guerra, si así lo podemos llamar, se entona cuando un portero está a punto de realizar un saque de meta. Se popularizó hace algunos años en Guadalajara, cuando en una competencia preolímpica la selección mexicana de futbol se enfrentaba  a su similar de Estados Unidos. Les cuento esta anécdota futbolera sobre el famoso insulto(puto) porque me queda claro, por historias como esta, que los mexicanos no tenemos la suficiente sensibilidad y apertura mental para asimilar una situación como la que vivió Einar Wegener hace un siglo, cuando decidió aceptarse como homosexual y luego como transgénero.

No seré hipócrita, cuando la FIFA acusó de homofóbicos a los aficionados mexicanos por el canto mencionado, fui de los primeros que reclamó. Que lo hiciera no quiere decir que este no sea un ejemplo de segregación. Reconozco que nuestra idiosincrasia popular aún es prejuiciosa y grosera. Como prueba, también podríamos presentar la reacción burlona del público con el que compartía la sala de cine,  ayer que fui a ver La chica Danesa.

Es precisamente esta reflexión la que me hace creer que esta película es demasiado tibia al momento de abordar un tema tan sensible como lo es la homosexualidad. Imagínense si en pleno siglo XXI es tan difícil como sociedad no discriminar a las personas por su preferencias sexuales como sería en la Europa de los años 20, donde incluso la conducta alejada del típico comportamiento heterosexual era penada con cárcel o manicomio.

Redmayne_realEs en este enfrentamiento entre la reputación, el peso social y el reconocimiento de uno mismo es donde encuentro la mayor debilidad de la cinta de Tom Hooper. A diferencia de lo que esperaba, el filme es incapaz de agitar la fibras íntimas de una trama como esta. A pesar del solido -pero no extraordinario- desenvolvimiento de Eddie Redmayne como Lily/Einar estamos lejos de conmovernos por la angustia y el choque conceptivo que significaría ser a la postre, el primer transexual en la historia de nuestros tiempos. Lily cobra vida demasiado fácil, demasiado suave, Einar o su esencia no oponen resistencia, solo se quitan de en medio ante la satisfacción que produce el propio descubrimiento. Es apenas un suspiro mágico sin ataduras, una  simpleza que termina pagando un precio elevado: el desinterés.

Por supuesto que no todo es gris en La chica danesa y por eso la revisión se llama fifty fifty(50/50). Como si se tratase de la dicótoma elección de ser mujer en el cuerpo de un hombre, el filme expide belleza que raya en lo ambiguo. La actuación de Alicia Vikander dota de fortaleza e impulso a la narrativa, tanto, que se convierte en la verdadera protagonista del relato. La poética transformación de Lily y la abnegada muestra de amor de Gerda son admirables. La ambientación de la Dinamarca de inicios del siglo pasado es artística, y la puesta en escena en general es bastante lírica. Tal vez por eso La chica danesa no recala en su servidor; porque es dócil, tierna, juguetona pero no explora los amplios caminos de la transformación humana, de la catarsis emocional, de la pasión desembocada por el arte o la libertad del alma.

No quiero etiquetar. Lo juro. Pero creo que solo una persona que haya enfrentado el conflicto con el que se topó Einar Wegener puede sentirse apegada al trabajo de Cooper. Los que todavía no hemos experimentado alguna transformación que rompa las ataduras del ser, nos sentiremos ajenos a lo que pasa en la pantalla; nos limitaremos, si nos va bien, a entender un poco mejor que el amor auténtico rompe barreras que parecen insuperables, pero definitivamente no padeceremos la crisis existencial que sufrió el hombre, que valiente, dio el primer paso para ser lo que realmente era: una mujer.

2.5 Lentes 00/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s