I dont get a Shit. La gran apuesta

big-short-3

  • Resumen ¿Te acuerdas de la crisis económica que azotó el mundo capitalista en el 2009? Bueno, pues los protagonistas buscan la forma de aprovechar esta crisis.

Tenemos en nuestro cerebro solo 85 mil millones de neuronas, las suficientes como para saber que 2 + 2 son 4 y que la capital de Chihuahua es Chihuahua. Sin embargo, nadie nos preparó para enfrentar el complejo argumento de una crisis financiera causada por la devaluación del valor hipotecario estadounidense ¿Quién jodidos, aparte de los escasos economistas que hay por aquí, podrían entender esto? Exacto, nadie.

Desde siempre han existido películas que sabes que son buenísimas pero que no comprendes un comino. Ahí tienen a Odisea del Espacio, Interestellar (y casi toda la filmografía de Nolan) o la más reciente La gran apuesta. Esta cinta protagonizada por los correctos Brad Pitt y Steve Carell y los fantásticos Christian Bale y Ryan Gosling (además de contar con la interesante participación de Finn Wittrock y Jhon Magaro), es de ese tipo de filmes que te va implicando en un universo ajeno a lo que estás acostumbrad de manera coqueta y seductora; aunque termines captando solo la mitad.

Tal vez el cine no lo debas entender sino disfrutar, y es precisamente lo que haces cuando ves esta epopeya de las macrofinanzas. Con un implacable y audaz guión, Adam McKay, el guía cómico de Wil Ferrel ¿? (Anchorman, 2004; Tallageda Nights: Ricky Bobby, 2006; Step Brothers, 2008, The Other Guys, 2010) nos presenta una tangente de la crisis financiera del 2008. Un relato frío pero divertido de los pocos que pudieron salvar su pellejo gracias a su calculador carácter y una endeble condición moral.

The-Big-ShortLas actuaciones, la trama, los problemas, la catarsis de los protagonistas,  la música y sobre todo el montaje, son las armas con las que La gran apuesta peleará por El Oscar en la próxima entrega. No creo que gane, pero sin duda es un producto impecable que explora el rostro cínico de Wall Street; tal vez por eso, una de sus principales ventajas sea su carencia de lecciones profundas sobre la pobreza y la exaltación del ser humano sobre el negocio, si acaso un par de frases donde expresan el contraste entre ganar millones de dólares y perderlo todo, pero no más.

Entre sus pecados podemos encontrar que a veces abusa de su desfachatez. Durante el metraje descubrirán algunas secuencias que tratan de explicar de manera original la terminología a la que los personajes acuden, lo malo es que a veces el chiste parece demasiado forzado e interrumpe la velocidad de las acciones. En otras ocasiones parecen mal hechos, restando por supuesto, calidad al trabajo final; no obstante, ninguna de estas “flaquezas”  son un lastre que estorbe demasiado, de hecho, estoy seguro que hay quienes la considerarán un agradable acierto.

Aún no terminaba la secundaria y ya sufría por las matemáticas. Imagínense ahora el nivel de mi estadística o habilidad con las finanzas. Cuando me hablan con términos técnicos de la devaluación lo poco que entiendo es que a nuestro país se lo está cargando el payaso. Ahí reside el valor  de esta cinta, pues a pesar de que The Big Short apasionará a todo aquel enamorado de las probabilidades, es lo suficientemente graciosa y elocuente como para que aún el más neófito hacendista pueda captar la razón misma de realizar un filme como este: contar la historia de cómo la corrupción, el fraude, el desinterés y la avaricia se chingaron al mundo.

4 lentes 0000

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s