El lado cool…El despertar de la fuerza

Star-Wars-el-despertar-de-la-fuerza-portada-actualapp

  • Resumen: En una galaxia muy…olvídenlo, el enfrentamiento entre la decadencia del imperio y los rebeldes sigue dando problemas a nuestros héroes. Viejos conocidos y nuevas promesas tienen que actuar para que el imperio la maldad no tome el poder de nuevo.

No hace falta que vayamos muy lejos. Basta con pasar por la entrada de Chedraui de plaza las Américas (o cualquier supermercado del país) para darse cuenta que la huella de Stars Wars es el merchandising, pues hoy, en pleno diciembre, hay más artículos con la cara de Han Solo que con la de Santa Claus. Y  bueno, no me refiero solo a las figuras de acción que se venden con cada entrega; hablo de que productos como las colchas, loncheras, el pan bimbo, cepillos de dientes, ropa para bebé, ropa para perro, tazas, jamones, cajas de chicle o servicios como seguros para autos y Best Day quieren aprovechar la inercia galáctica. Todo, repito, absolutamente todo, se sube al tren del mame comercial de Star Wars.

Planteado este precedente en donde remarcamos el alcance de la saga, cabe destacar que alejado de todo contexto referente a los negocios, la saga, en definitiva, no es ni tan mala ni tan buena como los radicales predican y, al igual que el resto de sus precuelas, El despertar de la fuerza tiene muchos pros fáciles de apreciar y algunos contras que no trata de ocultar. Identifiquemos algunos con la promesa que no habrá ningún spoiler en las siguientes lìneas

El lado luminoso

Uno de las grandes cualidades que puede presumir la cinta dirigida por el genial J.J. Abrams es el retorno a los efectos especiales analógicos, algo así como Madmax. Por supuesto, una guerra intergaláctica es más complicado de recrear (por lo que también se emplearon herramientas digitales). Se nota la calidad y el artificio de las explosiones, los vuelos, los robots y la peleas. Una decisión sabia en estos tiempos de exagerado uso de pantallas verdes y CGI. El retorno de la “artesanía” en los efectos dota de naturalidad a la película y cuando tenemos que presenciar las escenas que acabo de mencionar, es un sentimiento de satisfacción bastante placentero.

Otra de los atributos que más me estremecieron fueron las batallas aéreas, que son una auténtica gozada, sobre todo en una sala 4dx, la cual les recomiendo. Desde Día de la independencia (1997), que se estrenó cuando era un mozalbete impresionable,  no había disfrutado tanto con un enfrentamiento celeste. He visto el capítulo del 1 al 6 infinidad de veces y puedo asegurarles que en ninguna de estas películas podremos deleitarnos con tanta acción aérea como lo hacemos con el Despertar de la fuerza. Parece que este es un apunte trivial sobre una particularidad de la película, pero siendo un filme que se nombra GUERRA DE LAS GALAXIAS, este tipo de batallas tienen que ser la punta de lanza para el éxtasis del fanático y J.J supo ejecutarlo muy bien.

Por último pero no menos importante, esta la siempre elegante música de John Williams, un elemento indispensable para emparentar este nuevo capítulo con la fanaticada warsie. Emotiva y sugerente, clásica y nostálgica. Sin ella el despertar de la fuerza y el resto de la saga no hubiera alcanzado ni la mitad de popularidad que tiene ahora. Sin embargo, no solo el score es sublime, también lo es la mezcla de audio, que nos vuelve a enchinar la piel con voces, chirridos, explosiones y sables de luz como lo hiciera  “Una nueva esperanza” con nuestros papás hace 38 años.

El lado oscuro

Star-Wars-El-despertar-de-la-Fuerza-Darth-VaderAquí llega la parte en la parte en la que buscamos el balance de los polos, así que como lo mencioné más arriba, debemos aceptar que El despertar de la fuerza está muy lejos de ser perfecta (En IMDB tiene 8.9, es demasiado). Cuando nombraron a Abrams como el próximo mariscal de la saga me sentí emocionado y sobre todo esperanzado, pues con la experiencia que había adquirido en Star Trek, era el indicado para brindar el impulso adecuado para que Star Wars no cayera en depresión. Aunque en un plano general lo consigue, creo que pudo haber hecho un mejor trabajo, pues a diferencia de las dos películas Trekkies, El despertar de la fuerza no es tan sólida en la deconstrucción de su argumento, existen muchos huecos que espero puedan ser explicados en la siguiente película pero que en ésta dejan un vacío significativo en la narrativa. Prometí que no habría spoilers, por eso puedo decirles que son 3 eventos importantes durante la trama que no están bien cimentados en la causa y el efecto. Más que la dirección, el responsable parece el guionista o el encargado del montaje. Habrá que esperar a ver si en las próximas cintas se profundiza acerca de estos aspectos pero mientras eso sucede, dejan la sensación de que se puedo tener más dedicación en el planteamiento de acciones importantes.

Tampoco me agradó la seriedad con la que se aborda la historia actual. Si algo caracterizaba a las primeras películas y que continuó presente del capítulo 1 al 3, era el extenso universo fantasioso que nos presentaba George Lucas. Un universo que traía consigo guerra, religión, política pero también risas, personajes extraños, fanfarria y ligereza. El despertar de la fuerza es demasiado formal. A excepción de BB8 (el pequeño robot esférico) todos los protagonistas parecen muy preocupados por resolver la creciente ofensiva y nadie se toma el tiempo para decir un chascarrillo salvo por Chewbacca. La razón puede deberse al cambio del director, a que Disney, en su afán de no endulzar los comicios quiera darle épica a la audiencia o porque sencillamente no hubo nadie en el staff que supiera introducir algo de color y folclor en el set. Cualquiera que sea la razón, ojalá se replanteé este estilo.

Finalmente, para no extenderme más, les comentaré brevemente que el otro aspecto que no me gustó fue la carencia de originalidad. Es cierto, después de 6 películas, 4 series animadas, reestrenos, parodias y fanmade, era mejor tomar solo los elementos más valiosos y presentarlos al respetable, sin embargo, creo que fueron un poco más allá y calcaron los ingredientes y el camino que hicieron inmensa a Star Wars. Nada que no puedan ver en el tráiler. Si en la original hubo un Arturito ( ok, R2D2) , aquí tenemos un BB8. Si Han Solo fue el rebelde encausado aquí tenemos a Finn. Si Darth Vader tiene una potente voz artifical, Kylo Ren también. Vaya, protagonistas, secundarios, simbolismos o escenas. La imitación no es tan marcada como en Jurassic Word, pero ni siquiera hay un nuevo personaje estilo Jar-Jar Binks a quien mentarle la madre.

Entonces, ¿qué lado eliges?

Como pueden ver, hasta en las películas existe un equilibrio de la fuerza, entre las cualidades y los defectos. De manera conceptual también en la industria cinematográfica. Star Wars es legendaria porque cambió el modelo económico de Hollywood y eso es sumamente transcendental. Para bien o para mal, gracias a esta franquicia las productoras invierten millones en efectos especiales, mercadotecnia, en historias épicas y en secuelas. Así son las cosas, sin tener una impresión artística relevante o una visión demasiado ambiciosa de la cinematografía como Odisea del espacio o Blade Runner, Star Wars llegó para romper los paradigmas comerciales con un universo bastante bien elaborado pero que no está exento de errores. El despertar de la fuerza es digna de continuar con este legado. Una herencia de diversión, de espectacularidad y de inmensidad. Esta saga será para siempre la embajadora de la cultura popular, siendo por antonomasia, el caudillo del lado cool del cine.

3.5 lentes 000º

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s